sábado, 22 de marzo de 2014


No puedo evitar sentirme una mala persona. Es horrible...


miércoles, 12 de febrero de 2014

Visitas

Acabo de actualizar el contador de visitas y según Blogger ya hemos llegado a las: contador de visitas

¡¡GRACIAS A TODOS 
Y A CADA UNO DE USTEDES!!
Sé que podrían ser más si no hubiese abandonado el Blog durante tanto tiempo... pero prometo intentar no dejar muchos intervalos de tiempo entre entradas.
Gracias por todos queridos lectores, por leerme desde 10 países a lo largo de estos años. Saludos especiales a mis lectores mexicanos que son el público más recurrente ¡¡gracias!! Pero no me olvido de los estadounidenses, argentinos, colombianos, peruanos, uruguayos, chilenos, venezolanos, españoles e indios.
MUCHAS GRACIAS!!
XOXO


Ya verás

El deber siempre llama

Me siento cansada, agotada, y tan sólo acabo de empezar mi rutina. Pero dicen que así va a ser el resto de mi vida: llena de deberes, estrés y prisas. Me resigno a esperar de mi un estado zombie a partir de la próxima semanas ¡¡Más café!!


lunes, 3 de febrero de 2014

Correr

Siento como si estuviese en un cuerpo que no es mio cuyos pensamientos simplemente son un método de tortura. Es como si estuviese en el sitio equivocado y necesitase correr... a ningún sitio en concreto, sólo correr.


domingo, 2 de febrero de 2014

you

Entre tanta oscuridad, desgana, agotamiento... 
tu fuiste, eres y serás mi luz.


Un día más

Un día más el agotamiento abraza mis ojos y lucha por ahogar mis fuerzas. Una día más me dejo llevar por la desgana y me abrigo con mil mantas. Pienso, un día más, que mañana será un día mejor en el que no estaré agotada; en el que mis ojos brillarán con fuerza por querer descubrir que pasará en ese nuevo día...

Siempre así. Un día más...



Siempre yo, jamás la misma

A lo mejor, el hecho de obligarme a mi misma a no mirarme demasiado al espejo me ha pasado factura porque, ahora que me observo, parezco ser otra persona. De una cara dulce y blanca, como la porcelana, a otra cansada y pálida con grandes ondas bajo los ojos.

Días mejores que otros, a cualquiera le puede pasar, y por ello aprovecho esos días buenos para intentar ser mi "yo" feliz y confiada. Justo en eso se quedó: en un intento. Al final del día no entiendo que pude ver por la mañana en el espejo que me hiciese ser tan confiada... ya que en ese instante lo que me instaba a hacer mi reflejo era incrustarme en mi pijama más grueso y esconderme debajo de las mantas.

Quizás sea el cansancio... o, tal vez, es que he crecido y no ha sido un crecimiento favorable para mi aspecto. Cada vez me cuesta más mirarme... y pese a que intento desechar estos pensamientos, es cierto que ahí están y no por no pensar en ello desaparecerá.
No hay nada que me consuele... sólo quiero volver a ser la misma sin conformarme con ser simplemente "yo".

domingo, 15 de diciembre de 2013

Tiempo de exámenes

Ya llego la hora, no se puede alargar más ¡tiempo de estudiar! ¡tiempo de exámenes!


viernes, 27 de septiembre de 2013

Again


Escabullirse de los sentimientos

Ojalá hubiese un botón que apagase durante un periodo de tiempo los sentimientos. Digo por un periodo de tiempo porque nos agradaría tanto eso de no tener que sentirnos mal que le cogeríamos el "gustillo", y preferiríamos dejar nuestra humanidad atrás para evitar volver a sentir ese sentimiento. 


A las buenas personas

Siempre se ha sabido que a los buenos son a los que más escachan. No sé si me puedo considerar "buena persona" pero mis actos intentan demostrarlo cada día... Me esfuerzo mucho para hacer las cosas bien, quizás ese sea el problema. Algún día, tras alguno que otro error más, acabaré aprendiendo. ¿Y qué es lo que aprenderé? Pues no estoy segura... pero tengo la esperanza de que con el tiempo dejaré de ser tan estúpida y seré más dura de corazón, para que así no me puedan hacer daño. 
De toda la vida me han dicho que tengo que mirar por mi antes que por los demás, pero eso no va en mi ser. Quizás sea esto mi otro gran problema. Pero en los próximos días no voy a pensar en nadie, ni si quiera en mi... pasaré de todo menos de mis libros, intentaré llorar lo menos posible y me callaré para no hacer más daño. Me limitaré a ser un robot, o un tal vez un zombie... a ver si de esa manera consigo dejar de sentirme como una mierda.

Mantener la cabeza ocupada alivia, aunque sea un poco, eso de "sentirse mal". No lloras, te esfuerzas por no pensar en aquello que te hace daño... Jamás me había sonado tan atractivo esto de estudiar.