miércoles, 23 de julio de 2014

¿Después todo irá bien?

Soy quien se supone que debo ser. Soy una persona, una dama, sencilla, dulce, hija, hermana, novia, universitaria, responsable, educada,... Soy todo lo que debo ser y aún así siento que me falta algo más.
Me inculcaron que mi deber, mi responsabilidad, era sacar la secundaria y todo ira bien después.
Mi deber era sacar bachiller y después todo iría bien.
Debía aprobar la selectividad y después todo ira bien.
Debía entrar en una carrera y sacar buenas notas, y después todo iría bien...
Debo acabar la universidad y luego todo ira... ¿bien? No puedo ni quiero escuchar más metas cortas, quiero hacer lo que quiero AHORA. Quiero dejar de pensar en cada acto que hago y como me afecta al futuro... quiero ser una joven sin preocupaciones que afronte problemas de pasado en el futuro... no que se limite en el presente para que "todo vaya bien" después.
Quiero subir a un avión, a cualquiera, sin ningún otro plan que ver el mundo. Quiero improvisar... porque tener esta vida tan organizada desde que tengo uso de razón, me está matando lentamente.


Antes de dormir

Justo antes de dormir la mente comienza a delirar para no dejarte conciliar el sueño. Una autodestrucción lenta e inevitable como la mente delire sobre pensamientos tristes.

viernes, 13 de junio de 2014

Me ahogo

Las cosas que antes tenía claras ahora son la razón de que me esté ahogando.


miércoles, 21 de mayo de 2014

No hay tiempo

Necesito despejar la mente, pero no hay tiempo. Necesito tranquilizarme, ¡pero no hay tiempo!
Hay momentos en los que sientes que puedes con todo, pero hay otros en los que sientes como todo puede contigo.


sábado, 22 de marzo de 2014


No puedo evitar sentirme una mala persona. Es horrible...


miércoles, 12 de febrero de 2014

Visitas

Acabo de actualizar el contador de visitas y según Blogger ya hemos llegado a las: contador de visitas

¡¡GRACIAS A TODOS 
Y A CADA UNO DE USTEDES!!
Sé que podrían ser más si no hubiese abandonado el Blog durante tanto tiempo... pero prometo intentar no dejar muchos intervalos de tiempo entre entradas.
Gracias por todos queridos lectores, por leerme desde 10 países a lo largo de estos años. Saludos especiales a mis lectores mexicanos que son el público más recurrente ¡¡gracias!! Pero no me olvido de los estadounidenses, argentinos, colombianos, peruanos, uruguayos, chilenos, venezolanos, españoles e indios.
MUCHAS GRACIAS!!
XOXO


Ya verás

El deber siempre llama

Me siento cansada, agotada, y tan sólo acabo de empezar mi rutina. Pero dicen que así va a ser el resto de mi vida: llena de deberes, estrés y prisas. Me resigno a esperar de mi un estado zombie a partir de la próxima semanas ¡¡Más café!!


lunes, 3 de febrero de 2014

Correr

Siento como si estuviese en un cuerpo que no es mio cuyos pensamientos simplemente son un método de tortura. Es como si estuviese en el sitio equivocado y necesitase correr... a ningún sitio en concreto, sólo correr.


domingo, 2 de febrero de 2014

you

Entre tanta oscuridad, desgana, agotamiento... 
tu fuiste, eres y serás mi luz.


Un día más

Un día más el agotamiento abraza mis ojos y lucha por ahogar mis fuerzas. Una día más me dejo llevar por la desgana y me abrigo con mil mantas. Pienso, un día más, que mañana será un día mejor en el que no estaré agotada; en el que mis ojos brillarán con fuerza por querer descubrir que pasará en ese nuevo día...

Siempre así. Un día más...



Siempre yo, jamás la misma

A lo mejor, el hecho de obligarme a mi misma a no mirarme demasiado al espejo me ha pasado factura porque, ahora que me observo, parezco ser otra persona. De una cara dulce y blanca, como la porcelana, a otra cansada y pálida con grandes ondas bajo los ojos.

Días mejores que otros, a cualquiera le puede pasar, y por ello aprovecho esos días buenos para intentar ser mi "yo" feliz y confiada. Justo en eso se quedó: en un intento. Al final del día no entiendo que pude ver por la mañana en el espejo que me hiciese ser tan confiada... ya que en ese instante lo que me instaba a hacer mi reflejo era incrustarme en mi pijama más grueso y esconderme debajo de las mantas.

Quizás sea el cansancio... o, tal vez, es que he crecido y no ha sido un crecimiento favorable para mi aspecto. Cada vez me cuesta más mirarme... y pese a que intento desechar estos pensamientos, es cierto que ahí están y no por no pensar en ello desaparecerá.
No hay nada que me consuele... sólo quiero volver a ser la misma sin conformarme con ser simplemente "yo".